miércoles, 15 de octubre de 2008

La "Taberna de los Mares"

No podía ser de otra manera, para mi primera entrada he elegido uno de mis lugares favoritos. Así que empiezo por la llamada Taberna de los Mares, más conocida como Kaapstad (en afrikáans), Cape Town o Ciudad del Cabo.

Esta es la maravillosa ciudad en la cual tuve el placer de pasar parte de uno de los mejores veranos de mi vida. Perteneciente a la Península del Cabo (Western Cape, en inglés) es la ciudad más antigua de toda Sudáfrica y la segunda más poblada, con cerca de cuatro millones de habitantes.




Hay que señalar que históricamente, es una ciudad relativamente reciente: fue el holandés Johan Anthoniszoon "Jan" van Riebeeck, perteneciente a la Compañía Holandesa de las Indias Orientales - Verenigde Oostindische Compagnie - , quien, el 6 de abril de 1652, estableció un puesto de aprovisionamiento destinado a los buques mercantes.

Veinte años más tarde, el bastión que se había construido en a penas cuatro meses en 1652, tuvo que ser reemplazado por 'el Castillo' – The Castle. Hoy en día es el edificio más antiguo del país y alberga una colección de muebles de época, pinturas y objetos militares como cañones o condecoraciones. Debido a diferentes conflictos (a saber la Guerra de Revolución Americana y batallas in situ – la de Muizenberg y la de Blaauuwberg-), Ciudad del Cabo cambia de manos un par de veces, hasta que en 1814 pasa a ser colonia real inglesa. Tras las Guerras de los Boérs, en 1910, Ciudad del Cabo es nombrada capital de la Unión Sudafricana.

Es por todos conocido, que la historia más reciente de este país está marcada indudablemente por el apartheid, en pocas palabras la segregación de la gente de color, y por la figura de Nelson Mandela. De hecho hoy en día, tras dieciséis años, sigue habiendo marcas de aquella segregación social, es especialmente visible en los Town Ships (el Distric Six, existe un museo del District Six, muy recomendable), que aun albergan a parte marginal de la población, en condiciones infrahumanas. De aquí que hoy por hoy sea una de las ciudades con más criminalidad del mundo, donde los medios de transporte público no son especialmente seguros.

Sin embargo su gente, que saludaría con un “Hallo! Hoe gaan dit?" (un "Hola, ¿qué tal?") en afrikáans, es muy alegre y hospitalaria. Sudáfrica tiene hoy en día once idiomas oficiales, de los cuales son más comunes en esa zona el inglés, el afrikáans (lengua materna de la mayoría de los mestizos) y el soxa (más propio de la comunidad negra).

Una de las festividades más coloridas es la que se celebra el día de año nuevo: el Coon Carnival. Buena parte de la comunidad se congrega en esta fiesta legado de los primeros cantores afroamericanos. No se puede obviar que el buen ambiente, las zonas de ocio y la vida nocturna forman parte inherente de la ciudad.

Así podemos señalar que el Victoria&Alfred Waterfront es un lugar de ocio. Particularmente el Victoria Wharf es un centro comercial enorme donde se puede encontrar de todo, a precios más o menos asequibles. Para presupuestos más recortados, Ciudad del Cabo tiene una cantidad importante de mercadillos, donde se pueden encontrar artesanías, objetos decorativos bastante pintorescos.

Pintoresco, también sería un buen adjetivo para definir el Bo-Kaap o barrio malayo de la ciudad. Es un conjunto de casas pintadas de colores llamativos, construido en el siglo XVIII en las laderas de Signal Hill. Personalmente, aunque tiene fama de ser un barrio no recomendable (las visitas por libre están más que desaconsejadas), me pareció un barrio encantador donde los alminares de las mezquitas sobresalen por encima de los tejados planos.

Cabe recalcar que gracias a esa mezcla cultural y sus recursos naturales, Ciudad del Cabo ofrece muchas variedades gastronómicas, entre las cuales se encuentra la carne de antílope, el ástaco: la langosta sudafricana, la carne de avestruz o la carne de cocodrilo.


Para los amantes de la naturaleza, Cape Town y sus alrededores ofrecen paisajes de ensueño, naturaleza en estado puro, que espero que sepa hacer frente al creciente turismo y la consiguiente "invasión del cemento”. Desde Table Mountain, que dibuja el perfil de la ciudad con sus 1087m de altura, hasta los escarpados acantilados de la Reserva Natural del Cabo de Buena Esperanza, el visitante no deja de admirar los atardeceres de en sueño.

Aun que la Península del Cabo es reconocida principalmente por sus viñedos, también es posible, en excursiones de un día, ir a ver ballenas (Hermanus sería una buena elección, aunque se encuentre algo alejada de la ciudad), a granjas de leones, avestruces y hasta pasar por la trepidante aventura de contemplar a los tiburones en su hábitat, desde una jaula.


video

Quizás sea esa naturaleza salvaje, la mezcla cultural o ese no-se-sabe-muy-bien-qué que tienen todos los países emergentes, pero nadie debería dejar de visitar esta ciudad hermanada con Niza (Francia) y a la que espero volver.

Fuentes:
Globetrotter travel Guide Cape Town, Peter Joyce, Könemann, 1995.
[Traducción por Víctor Manuel Rodríguez]

Información de Interés:
·
Turismo en Sudáfrica.
· Web de Turismo en Sudafrica.
· South Africa Travel.
· Cape Town Tourisme.
·
About Cape Town.
· Cape Town Tours, Hotels & Accommodations.
·
South Africa Places, Cape Town.

Consulado español general en Ciudad del Cabo.
Cancilllería: 37, Shortmarket St.- Cape Town 8001
Teléfonos: 422 24 15, 422 24 18.
Teléfono emergencia consular: 27 76 114 6152.
Fax: 422 23 28
E-mail: cog.ciudaddelcabo@maec.es
Cónsul General, D. Alfonso Muñoz-Seca Fernández-Cuesta.

No hay comentarios:

National Geographic Photos